¿Cómo organizar un viaje con IA?

¿Cómo organizar un viaje con IA?

En la actualidad, la inteligencia artificial (IA) ha revolucionado numerosos aspectos de la vida cotidiana, incluida la forma en que planificamos y organizamos nuestros viajes. Esta tendencia ha transformado la industria del turismo de diversas maneras, ofreciendo a los viajeros una experiencia más personalizada, eficiente y satisfactoria. La IA es una herramienta fácil de utilizar, fomentando la comodidad de los viajeros a la hora de organizar una escapada.


Foto de Vlada Karpovich: https://www.pexels.com/es-es/foto/ordenador-portatil-de-viaje-tecnologia-ropa-7365314/

Desde la selección de destinos hasta la reserva de alojamiento y actividades, la integración de la inteligencia artificial en la planificación de viajes ofrece una experiencia lo más personalizada posible. Utiliza algoritmos avanzados y análisis de datos para analizar las preferencias individuales del viajero. En este contexto, la inteligencia artificial optimiza cada etapa del proceso de planificación, proporcionando recomendaciones precisas y adaptadas a las preferencias individuales del viajero, mejorando la calidad y la satisfacción final.

Cuando se utiliza inteligencia artificial en la planificación de viajes, es crucial especificar con la mayor precisión posible las solicitudes para obtener respuestas precisas y relevantes. Esto implica detallar preferencias específicas como destino, fechas, presupuesto e intereses particulares, para que la IA pueda ofrecer recomendaciones adecuadas. Además, es importante tener en cuenta que, a pesar de la sofisticación de la IA, es posible que las soluciones propuestas contengan errores o proporcionen respuestas inexactas. Por lo tanto, es fundamental supervisar y validar las recomendaciones antes de tomar decisiones finales.

Es importante tener en cuenta que las herramientas de inteligencia artificial no tienen acceso en tiempo real a sistemas de reservas ni a bases de datos actualizadas. Esto significa que la IA proporcionará ideas y sugerencias basadas en información histórica y patrones de datos, pero el viajero deberá verificar la disponibilidad y la exactitud de la información.

Por lo tanto, para empezar a planificar un viaje si ya se tiene el destino elegido, es primordial tener en cuenta las especificaciones, como ya hemos dicho antes, algunas más concretas serían:

  • Cuántas personas van a participar en el viaje
  • Duración
  • Horarios en los que realizar actividades de turismo
  • Detallar las preferencias propias del viajero
  • Enumerar las necesidades en caso de tenerlas
  • Exponer el presupuesto del que se dispone
  • Puntualizar gustos e intereses.

A continuación, se presentan algunos ejemplos de preguntas que se pueden plantear a la IA:

  • Qué lugares visitar en el destino, hay que especificar qué tipo de lugares, si los más famosos, los más “instagrameables” o los más importantes en cuanto a patrimonio cultural, por ejemplo.
  • En qué horario es recomendable visitar los lugares, para poder disfrutar más del lugar si es un sitio muy turístico.
  • A qué restaurantes ir a comer o incluso solicitar un menú personalizado si el viajero prefiere cocinar. La IA puede proporcionar un precio aproximado de los productos de los supermercados del lugar en el que se encuentre el viajero.
  • Simplifica los trayectos entre lugares a visitar, ya sea de un destino a otro o entre múltiples ciudades si se planea incluir varias en un mismo viaje.

En particular, destacan dos herramientas de inteligencia artificial que pueden ayudar en la planificación de un viaje. La primera opción es ChatGPT, que ofrece recomendaciones para cualquier tipo de viaje. Desde sugerencias para itinerarios, hasta planificaciones detalladas de mañanas, tardes o incluso de toda la semana, adaptándose a la duración de la aventura. Además, brinda orientación sobre el uso del transporte público, consejos sobre cambios de divisa, recomendaciones de hoteles, documentos necesarios para el viaje y sugerencias sobre el equipaje adecuado.

Según el propio ChatGPT, se define a sí mismo como una versión de OpenAI del modelo de lenguaje GPT (Generative Pre-trained Transformer). Es un sistema de inteligencia artificial diseñado para comprender y generar texto de manera similar a cómo lo haría un humano. Utiliza una arquitectura basada en transformadores y ha sido entrenado con una gran cantidad de datos de texto para aprender patrones en el lenguaje natural. Asimismo, los chats se quedan almacenados en la cuenta que inicie sesión por lo que se podrá recurrir a la información proporcionada en cualquier momento.

La segunda herramienta es Bing Chat, ahora renombrado como Microsoft Copilot, en el que hay varios modos de conversación y esta, además de todo lo anterior, permite al viajero insertar mapas, imágenes y enlazar webs interesantes para el viaje (como locales, restaurantes y sitios que visitar) todo desde la misma pestaña, cabe destacar que dispone de aplicación móvil.

Para personalizar al máximo la experiencia se pueden pedir consejos útiles para turistas como, por ejemplo, si es necesario llevar un pañuelo en caso de visitar iglesias, o si es seguro frecuentar ciertos lugares a determinada hora…

A partir de ahí, es el momento de terminar de planificar el viaje con la información dada para acabar de personalizarlo. La IA va a detectar las últimas tendencias y va a adaptar sus respuestas a ellas; por ejemplo, si se tiene la posibilidad de hacer un viaje sola, dado que últimamente se está convirtiendo en una tendencia creciente, la IA puede ayudar a descubrir destinos y lugares en los que una se sienta segura. Finalmente, ayudará en cierta medida si en algún momento la viajera se queda atascada o no sabe qué hacer proporcionando planes o nuevas rutas para disfrutar al máximo del viaje.

Las empresas del sector de viajes están aprovechando la IA para realizar diversas tareas administrativas y de atención al cliente. Pero sólo el 7% de las agencias de viajes utilizan inteligencia artificial, según el Observatorio Nacional de Turismo Emisor, ObservaTUR, que consultó a un total de 5.000 personas de diferentes agencias.

La inteligencia artificial puede mejorar la personalización, adaptar las recomendaciones y garantizar tiempos de respuesta rápidos, incluso sin recurrir a ninguna persona. Además, la IA puede ayudar en tareas como el análisis de datos, los cálculos y la resolución de problemas.

Para los hoteles y otras empresas del sector turístico, uno de los usos más interesantes de la inteligencia artificial es la atención al cliente en línea. En concreto, los chatbots que ya están siendo utilizados por plataformas de redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea.

En conclusión, la inteligencia artificial todavía no puede sustituir a una agencia de viajes, pero puede ser muy útil en el proceso para las personas que quieren hacer un viaje y organizarlo por sí mismas o las personas que son muy indecisas, porque estas herramientas te dan información completa y resumida.

 

Noelia Moreno Gabriel

PR Team

Comparte con el mundo:
Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly.Update my browser now

×