Viajar como formación profesional y experiencia personal

Viajar como formación profesional y experiencia personal

Soy una de los 30.000 estudiantes que cursan un grado universitario en Australia. Esto significa que cuando me gradúe no habrá prácticamente nada que diferencie mi CV del resto de estudiantes; un título más en la misma universidad. Además de las calificaciones, el otro componente de mi CV que generará más interés a futuros reclutadores será mi experiencia laboral. La mayoría de compañeros con los que compita en futuros procesos de selección, probablemente ya cuenten con algún tipo de experiencia laboral, ya bien remunerada o no. Así que pensé, ¿qué podría hacer para diferenciar mi CV frente al del resto de candidatos? ¡Experiencia laboral internacional! Según GVI, el 60% de las empresas valora positivamente a aquellos candidatos que cuentan con algún tipo de experiencia internacional. Por ello, como futura graduada, quise saber cómo podía maximizar mis posibilidades de empleo.

Había oído hablar de muchos programas de estudio y trabajo en el extranjero, tanto a través de programas universitarios como de organizaciones externas, pero siempre me habían parecido demasiado pretenciosos y caros, teniendo en cuenta la lejanía de cualquier destino desde Australia. Sin embargo, sabía que necesitaba salir de mi zona de confort y aprovechar esta oportunidad y vivir una experiencia laboral relevante en el extranjero, al mismo tiempo que mejoraba el idioma que estaba estudiando: el español. ¿Por qué el castellano? En primer lugar, es uno de los idiomas más hablados en el mundo; con 477 millones de hablantes nativos según datos de 2017. Cabe decir también, que siempre me ha encantado la forma en que sonaba el acento en las telenovelas argentinas que veía cuando era una pequeña. Asimismo, y pensando en mi futuro, también tuve en cuenta el dato acerca del aumento anual mundial de hablantes nativos y no nativos y el pronóstico que espera que sean 754 millones para el año 2050. Por lo tanto, mi decisión respecto a este idioma no sólo ha sido personal, sino también estratégica.

Una estancia internacional, ya bien sea académica o laboral, también demuestra estar frente a una persona decidida a realizar un alto en su camino para adquirir nuevas competencias interculturales. Elegir vivir en otro país durante un tiempo, y no precisamente para estar de vacaciones, requiere que la persona interactúe con gente nativa de manera regular y se adapte al modo de vida y costumbres del país en cuestión. Esta competencia no solo es valiosa para la propia madurez y desarrollo personal, sino también para tu carrera profesional. Según un estudio de 2013, las habilidades más valoradas por 360 cazatalentos de nueve países son: comprender diferentes contextos y puntos de vista culturales, adaptación a entornos culturales y hablar idiomas extranjeros. Lo cual  que se  aprenden a través de una experiencia como esta.

No me sorprende que la cantidad de jóvenes estadounidenses que viajan al extranjero se haya triplicado en las últimas dos décadas, es una tendencia crecimiento que se observa en todo el mundo y se espera que continúe aumentando. Este tipo de experiencia es increíblemente valiosa y no me arrepiento por nada en el mundo de haber decidido emprender este viaje. Recomiendo a todos aquellos que tengan la posibilidad de realizar este tipo de vivencia que la aprovechen, ¡no os arrepentiréis! .

 

Meital P.

PR Department

Follow by Email
Facebook
Twitter
LinkedIn
Your browser is out-of-date!

Update your browser to view this website correctly.Update my browser now

×